lunes, 24 de octubre de 2016

ROSCÓN DE REYES

Aunque todavía queda para Navidad, hoy el día ha dado para pasar las recetas de dulce navideños que tengo en mi página de facebook aquí al blog y que todavía esta por terminar. 

Un roscón muy natural y con muchas menos calorías que los industriales. Sin masa madre y queda genial. Os animo a meter las manos en la masa y a elaborar uno así de rico o varios...jejejejejeje...


Ingredientes para la masa: 

-140 gr de leche entera
-25 gr de levadura fresca
-90 gr de azúcar
-2 cucharadas soperas de azúcar invertido o miel
-ralladura de 1 naranja
-ralladura de 1 limón
-2 cucharadas de ron añejo
-2 cucharadas de agua de azahar
-500 gr de harina de fuerza
-2 huevos + 1 para pincelar
-60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-una pizca de sal fina

Cobertura:


-fruta escarchada
-almendra laminada o en granillo
-azúcar granulada (azúcar humedecida con anís)

Preparación:


Calentar la leche pero que quede tibia. Deshacer en ella la levadura.

En un bol ponemos la harina con la sal, en el centro hacemos un volcán poniendo los huevos semibatidos, el azúcar invertido, el ron, el agua de azahar, la ralladura, mezclamos bien con una cuchara de madera.

A continuación ponemos la levadura que tenemos reservada con la leche y mezclamos de nuevo hasta que se integren bien todos los ingredientes, menos el azúcar y la mantequilla. 

Ahora se amasa en tres pasos, esta técnica es de Ibán Yarza y queda muy bien. La masa es un poco pegajosa por eso es preferible amasar así con intervalos.

Primero se amasa 5 minutos tal cual, se deja reposar la masa diez minutos; después 5 minutos en los que se va incorporando el azúcar en dos veces, hasta que cada vez no se noten grumos; finalmente, se incorpora la mantequilla laminada y se amasa otros diez o 15 minutos, hasta que la masa haya absorbido toda la mantequilla y quede lisa. Si disponéis de un robot para amasar os recomiendo lo utilicéis, ya que el amasado a mano tiene un poco de dificultad para las personas que no estáis muy puestas en elaborar masas.

Hacer una bola con la masa, meterla en un bol untando con aceite y dejar fermentar unas horas, en un sitio cálido tapado con un paño de cocina limpio. Tiene que quedar la masa así de elevada.




Una vez haya elevado el volumen, amasar a mano en lo alto de la encimera, espolvoreada de harina, incluso para quien lo hayáis hecho en cualquier robot. Amasamos un minuto para quitar el aire. Hacemos un hueco en el centro y lo estiramos dándole forma de roscón y lo colocamos en una bandeja de horno que previamente hemos puesto papel de hornear. Pincelamos de huevo batido.

Fermentar otras dos horas y media o tres, o las que sean necesarias para que casi triplique su volumen (escondiendo entonces la sorpresa), todo depende del clima. Si esta más cálido necesitara menos que si vivimos en un sitio frío. Yo si empiezo hacerlo al mediodía, el segundo levado lo dejo fermentar toda la noche dentro del horno.



Se pincela de huevo otra vez, se decora con la fruta escarchada, las almendras y el azúcar granulado



Se cuece en el horno a 150º. Poner un cacharro de cristal con agua para que tenga humedad el horno.

¡¡LISTOOOOO!!. Para rellenar de nata, trufa, crema pastelera...lo que más os guste. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarme tu comentario!