martes, 18 de julio de 2017

MAGDALENAS DE NATA CON PEPITAS DE CHOCOLATE


Esta es la típica receta de magdalenas de nata que yo le he querido incorporar las pepitas de chocolate para darle un toque crujiente y sabroso.  

Ésta receta, la típica de siempre, la he hecho varias veces y he comprobado que tuneandola a mi manera salen más jugosas y esponjosas. Le he querido incorporar más nata para darle más jugosidad y las claras a punto de nieve para que queden más esponjosas.


 Ingredientes:

-4 huevos
-350 gr harina de repostería
-250 de azúcar
-250 ml de aceite suave de oliva arbequina de "OLEOESTEPA" o de girasol
-200 ml de nata para montar
-ralladura de 1 limón
-1 sobre de levadura 
-1 cucharadita de las de té, de vainilla liquida
-75 gr de pepitas de chocolate

Preparación:

Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras con la mitad del azúcar, reservamos.

Aparte batimos las yemas con el resto de azúcar, hasta que queden blanquecinas y doblen su volumen. Incorporamos el aceite y seguimos batiendo. A continuación la nata, vainilla y ralladura de limón y mezclamos bien.

Juntamos la harina con la levadura y tamizamos. Poco a poco vamos añadiendo a la mezcla anterior con una cuchara de madera o espátula, hasta que quede bien integrada la harina.

Las pepitas de chocolate las pasamos por harina y tamizamos en un colador para retirar el exceso de harina. De esta manera enharinadas, una vez echemos la masa en los moldes, las pepitas no se iran al fondo, quedando repartidas por toda la masa. Ya enharinadas la ponemos en la masa y mezclamos.

Ahora toca incorporar las claras que tenemos montadas a punto de nieve. Lo hacemos en varias veces, suavemente con movimientos envolventes para que no bajen.

Dejamos reposar la masa en el frigorífico, tapada con papel film, entre media hora y una hora.

Pasado el tiempo, ponemos la masa en moldes de papel llenándolos hasta 3/4 de su capacidad si los moldes son anchos y luego los ponemos en moldes metálicos para que no se mueven. Yo a veces suelo ponerlos en moldes de flan, unos que hay estrechitos, de ésta manera lleno la cápsula de papel hasta arriba, quedan más subidas y no se derraman.

Ya en las cápsulas, echamos azúcar por encima en cada magdalena y ponemos unas cuantas pepitas de chocolate. 

Calentamos el horno a 225º y al meterlas bajamos a 180º. Dejamos cocer, cuando veamos que hayan subido y hayan cogido un color dorado, pinchamos con un paillo de madera para comprobar si están hechas, sino, dejamos unos minutos más.