miércoles, 9 de enero de 2019

TARTA TERCIOPELO ROJO ( RED VELVET )

 
Hoy día de mi cumpleaños, me di este capricho, tenía muchas ganas de hacer la famosa tarta Red Velvet, con este bonito colorido , en su exterior blanco y su interior rojo, un bonito contraste que llama mucho la atención. La autentica americana del sur de los EEUU, es la reina de las tartas y la más típica que existe. 

Una receta que combina vainilla, chocolate y café, si como os suena, ¡¡CAFÉ!!. Después de estar indagando mucho sobre esta receta encontré esta en un blog de recetas americanas y me llamo la atención por contener este ingrediente, que las demás tartas que he visto en redes sociales, no suelen llevar. Espero os guste.

Ingredientes para el bizcocho: 

-340 gr de harina de repostería 
-5 gr de levadura en polvo 
-5 gr de bicarbonato de sodio 
-5 gr de sal 
-30 gr de cacao en polvo (sin azúcar) 
-400 gr de azúcar 
-240 ml de aceite de girasol 
-2 huevos 
-230 ml de leche entera 
-10 ml de zumo de limón 
-10 ml de vainilla líquida 
-2 cucharaditas de colorante alimentario en rojo 
-5 ml de vinagre de sidra 
-120 ml de café solo caliente 

Ingredientes para el almíbar: 

-125 ml de agua 
-125 gr de azúcar 

Ingredientes para la crema de relleno: 

-450 gr de queso tipo philadelfia 
-250 gr de azúcar glas 
-500 ml de nata para montar 
-1 cucharadita de vainilla líquida 

Preparación: 

Lo primero es preparar el almíbar, poniendo al fuego los ingredientes, una vez que comience a hervir, dejar cinco minutos, reservar. 

Ahora vamos a preparar la buttermilk. En un recipiente colocamos 230 ml de leche entera a temperatura ambiente y agregamos el zumo de limón, mezclamos y dejamos reposar unos 10 minutos. 

En un bol ponemos la harina, el bicarbonato de sodio, la levadura en polvo, el cacao en polvo, y la sal, y mezclamos todo hasta que quede el polvo bien integrado. Tamizar todos estos ingredientes secos y reservar. 

En otro bol, combinamos el azúcar y el aceite de girasol, mezclamos bien. 

A continuación añadimos los huevos batidos, la buttermilk, la vainilla, y el colorante, hasta que todo quede bien combinado. 

De seguido añadimos el café caliente y el vinagre. 

Ahora, lentamente, añadimos los ingredientes húmedos a los ingredientes secos poco a poco, mezclando bien después de cada adición. Cuando esté todo combinado dejamos de mezclar, no se debe mezclar demasiado. 

Engrasamos y enharinamos un molde redondo de tarta, con mantequilla y harina, de 24 o 26 cm. 

Metemos en horno precalentado a 165º y dejamos cocer unos 55 o 60 minutos. No más de esta temperatura, ya que los colorantes alimenticios pueden cambiar su color, a un color amarronado, por no aguantar altas temperatura mucho tiempo. 

Dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío el bizcocho guardamos en el frigorifico envueltos en film de plástico antes de proceder a rellenarlo. 

Para la preparación de la crema de relleno: 

Este es el mismo relleno que suelo uilizar en la tarta de zanahoria. 
Batimos el queso, con la mantequilla, el azúcar glas y la vainilla. La mantequilla la tenemos que tener a temperatura ambiente, para que este blandita y trabajarla mejor. 

Por otro lado montamos la nata que debe estar bien fría, el cacharro donde se monta y las varillas se debe de poner en el congelador unos 15 minutos para que monte bien. 

Ya montada unimos la nata a la crema de queso con movimientos envolventes y suaves para que la nata no baje, meter en la nevera y reservar. 

Montaje: 

Desmoldamos y cortamos el bizcocho en tres. Cada capa de bizcocho la pincelamos con el almíbar y encima la crema de relleno. Así sucesivamente con las demás capas hasta terminar con una de crema. Y con el resto de crema poner en una manga pastelera y decorar al gusto. 

Mi bizcocho al hornearlo le salió un poco de copete, que corté para nivelarlo y aproveché rallándolo, quedando unas migas para decorar la tarta.