sábado, 12 de marzo de 2016

MIS PESTIÑOS


Se acerca la Semana Santa y con ella sus correspondientes recetas tradicionales para los días de cuaresma. Iré publicando día a día algunas, ya que estoy traspasándolas desde mi página de facebook aquí al blog.

Del pestiño se dice que su posible origen quizá sea andalusí (mi tierra), ya que está emparentado con un dulce marroquí llamado Shebbakiyya que se consume durante el mes del Ramadán, al igual que el pestiño se consume en Navidad y Semana Santa, por eso su origen es asociado a celebraciones religiosas que a su vez podría relacionarse con otros dulces de sartén que tienen su origen en la Pascua Judía.
Aquí os dejo otras de mis innovadas recetas.



























Ingredientes: 

-325 gr de harina repostería

-50 gr de manteca blanca
-65 ml de aceite de oliva virgen extra arberquina "OLEOESTEPA"
-125 ml de vino blanco "MONTILLA-MORILES" o alguno parecido de buena calidad
-4 cucharadas soperas de zumo de naranja
-2 cucharaditas de anís en grano
-2 cucharaditas de ajonjolí
-la puntita de una cucharadita de clavo molido
-ralladura de 1 limón
-cáscara de naranja
-1/2 sobre de levadura

-aceite de oliva virgen extra para freír  hojiblanca "OLEOESTEPA"


Preparación:

Tostar el ajonjolí en una sartén o cualquier cacharro, reservar.



Poner en una sartén el aceite y la manteca blanca, dejar que se derrita la manteca y freír la cáscara de naranja y el anís a fuego bajo, para que aromatice el aceite junto a la manteca. Retirar del fuego, quitar la cáscara.



Ahora en un un bol ponemos los líquidos todos juntos, aceite con manteca y anís en grano, zumo de naranja, vino blanco, ajonjolí, ralladura de limón, clavo molido, mezclar.



A continuación ponemos la harina junto a la levadura y vamos añadiéndola en varia veces, mezclando bien y cuándo ya no podamos, este la masa pesada, metemos las manos y amasamos, dejar reposar media hora.

Espolvoreamos la encimera con harina, ponemos la masa, espolvoreamos de harina también un rodillo y lo pasamos por encima de la masa estirándola bien y que quede fina.


Recortamos con un cuchillo haciendo un cuadrado, y dividiendo la masa en varias partes iguales, como en las fotos de abajo. 


Se doblan los puntas, para adentro como si fuese un pañuelo y se fríen en abundante aceite, se sacan se escurren en un papel de cocina absorbente y se rebozan de azúcar.


La masa que queda de recortarlo, se junta, se vuelve a estirar con el rodillo se hacen más pestiños, así hasta gastar toda la masa


¡¡LISTO!! con un cafelito están de lujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarme tu comentario!