jueves, 23 de marzo de 2017

BACALAO EN LAJAS CON TOMATE


Es un plato de la cocina tradicional. Se consume, principalmente, durante todo el año, pero en tiempo de cuaresma se consume aún más. 

En Andalucía es típico éste plato. Es una tradición de casi todas las casas y bares, que en esos días se esmeran para ofrecer infinidad de exitosas tapas y platos de vigilia. 

Yo hoy voy a elaborarlo según la receta que siempre he visto hacer a mi madre y abuela. Además así en lajas queda muy bien para que los niños lo puedan comer, libre de espinas y piel.






















Ingredientes para cuatro personas:

-800 gr de bacalao desalado
-800 gr de tomate de lata entero o triturado
-1 cebolla mediana
-2 dientes de ajo
-aceite de oliva virgen extra "OLEOESTEPA"
-harina 
-sal

Preparación:

Si compráis el bacalao en salazón, tenéis que ponerlo en remojo 48 horas antes. Cortarlo a trozos, lavarlo muy bien y ponerlo en un bol cubriéndolo con agua. Cambiar el agua varias veces. Yo suelo cambiarle cuatro veces.

Una vez desalado, lo escurrismo bien y secamos los trozos en papel de cocina para que no tenga nada de agua y lo enharinamos.

En una cazuela o sartén ponemos aceite de oliva virgen extra, freímos el bacalao.



Sacamos de la sartén y ponemos a escurrir en papel de cocina para que absorba el resto de aceite. Cuando este frío desmenuzamos los trozos de bacalao, retirando cualquier espina y piel que pueda tener y dejamos solo las lajas de bacalao.



En el mismo aceite, retirando un poco, ponemos a sofreír la cebollas y ajos que tenemos bien picada. Lo hago en el mismo aceite para aprovechar todo el sabor y gelatina que ha soltado el bacalao al freírlo, así el plato saldrá más rico.

Cuando la cebolla y ajo empiece a tomar color, incorporamos el tomate triturado y le añadimos un poquito de sal, sin pasaros, ya que el bacalao puede que soltar alguna sal. Lo podéis hacer con tomate natural, pelando y triturando o comprar una lata, bien triturados o enteros y luego triturarlos en la batidora.

Dejamos que se vaya haciendo el tomate a fuego bajo y tapado con una tapadera, ya que produce muchos salpicaduras. Unos minutos antes de que este hecho el tomate, añadimos las lajas de bacalao.


Mezclamos bien con el tomate, y dejamos unos minutos más que el tomate vaya cogiendo el sabor del bacalao. 


Mi truco para saber cuando está frito el tomate, es el que decía mi abuela, cuando el aceite haya subido para arriba y rodee el tomate, es el punto justo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarme tu comentario!