domingo, 21 de febrero de 2016

TARTA DE QUESO SIN HORNO


¿Os apetece algo dulce y fácil de elaborar? Os recomiendo esta deliciosa tarta de queso, sin horno. 

Hay muchas variantes de esta tarta, os aseguro que ésta os va a encantar, es fina y suave al paladar.
























Ingredientes:

-1/2 litro de leche
-1/2 de nata para montar
-3 sobres de cuajada
-1 tarrina de queso de untar
-4 cucharadas de azúcar

Ingredientes para la base:


-20 galletas tipo María 
-40 grs de mantequilla
-3 cucharadas soperas de algún licor, moscatel... (si la van a comer los niños que sean de leche)

Ingredientes para la cobertura:


-200 gr de mermelada de fresa o frutas del bosque
-3 hojas de gelatina
-150 ml de agua


Preparación:

Empezamos haciendo la base de la tarta:
En primer lugar molemos las galletas, yo las trituro en la picadora. Posteriormente derretimos la mantequilla, añadimos a las galletas junto al licor. Por último mezclar todo bien y hacer una pasta.

En un molde desmontable ponemos en la parte de la base un papel de hornear y encima la pasta que tenemos de galletas, forrando solo la parte de abajo del molde. Metemos en el congelador diez minutos hasta que endurezca.


Mientras hacemos la crema de queso:
Desleir los 3 sobres de cuajada con una cucharada de azúcar en medio vaso de leche, reservar.

Poner el resto de leche en un cazo junto a la nata, el resto de azúcar y retirar cuando llegue a hervir.

Añadir la preparación anterior de la cuajada y ahora ponerlo en la batidora junto a la tarrina de queso y batir. Sacamos el molde del congelador y echamos esta crema en la base de la tarta, de galletas y meterla en el frigorífico varias horas hasta que cuaje.



Ahora vamos con la cobertura de fresa: 
Poner la gelatina a hidratar en agua, varios minutos. 

Ponemos la mermelada en la batidora con el agua, batir. 

A continuación la ponemos a calentar en un cazo o en el microondas solo un poquito. Sacamos la gelatina, la escurrimos y la añadimos a la mermelada, remover bien. La colamos en un colador para que quede más fina y lisa y la dejamos enfriar un poco.

Cuando este templada la vertemos en la tarta, poniendo una cucharada en el centro para que no caiga directamente, no haga agujero y al frigorífico nuevamente. Dejarla de un día para otro estará mejor cuajada para desmoldar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarme tu comentario!